La importancia de la ingeniería acústica en el sector industrial

La ingeniería acústica adquiere cada día más relevancia debido a que el ruido es uno de los principales agentes contaminantes del mundo moderno, un mal que está directamente relacionado con el progreso y el desarrollo tecnológico. Es en las ciudades dónde su azote es mayor y a pesar de provocar importantes perjuicios para la salud, es una realidad ignorada que contribuye, junto con la contaminación ambiental, a que el entorno urbano sea menos habitable, más incómodo y más perjudicial para las personas. 

La contaminación acústica puede tener tres tipos de consecuencias negativas para la salud de las personas: la acústica, que está relacionada directamente con las enfermedades auditivas; la cardiovascular, que afecta al pulso, la frecuencia cardíaca y la presión arterial; y la psicológica, provocando estrés, pérdida de concentración y bajo rendimiento, además de trastornos del sueño, fatiga o irritabilidad. La OMS recomienda no superar los 65 decibelios de ruido e indica que una exposición de 8 horas continuadas frente a una cantidad de decibelios superior, puede afectar al grupo de células del oído interno. Aún así, se calcula que en España el 70% de los ciudadanos está expuesto a ruidos que superan el límite recomendado.  

El ruido en el sector industrial

La actividad empresarial y más concretamente la industrial, es uno de los principales generadores de ruido debido a la maquinaria utilizada y al funcionamiento de la propia actividad, sometidas a altas exigencias competitivas y de producción. Las ingenieria_acustica
industrias generan ruido interior que afecta a los trabajadores y en consecuencia, están obligadas a cumplir con la normativa vigente para garantizar su protección mediante la eliminación del ruido en origen o al menos reduciéndolo todo lo posible. Para ello, los departamentos de prevención deben elaborar un plan de acción conjuntamente con empresas especializadas en acondicionamiento acústico, que proporcione una solución eficaz, utilizando todos los recursos que la ingeniería acústica ofrece.
Pero el ruido no sólo se queda en las instalaciones de las empresas, sino que también afecta al entorno en el que se ubican, lo que hace necesario llevar a cabo un control de ruido efectivo que mitigue y reduzca el contaminante. Para ello, se realiza un estudio riguroso atendiendo no sólo a criterios acústicos propiamente dichos, sino también al análisis de las condiciones de las instalaciones así como al funcionamiento y rendimiento de la maquinaria utilizada. 

Cómo se reduce el ruido gracias a la ingeniería acústica

Para la aplicación de un plan de acción efectivo es imprescindible realizar una evaluación previa de la situación, hacer un estudio de la problemática y finalmente diseñar y ejecutar un plan a medida. Algunos de los recursos y herramientas que se utilizan en la ingeniería acústica son los siguientes: 

  • Estudio acústico: se realiza un estudio del alcance del impacto ambiental que tiene el ruido en una actividad determinada, una instalación industrial, infraestructura o maquinaria, teniendo en cuenta tanto la situación actual de la zona evaluada como la futura (mediante mediciones ambientales o simulaciones acústicas), llegando a una estimación de los índices de ruido óptimos. De esta forma, se pueden predecir los niveles de contaminación acústica que producirá el agente estudiado para diseñar un protocolo de medidas adecuado que corrija eficazmente la problemática sonora. 
  • Mapas de ruido: son representaciones cartográficas del impacto acústico que la actividad tiene en el exterior, permiten hacer una predicción de la reducción de ruido que se conseguiría aplicando un plan determinado.
  • Insonorización: se analizan las características del recinto, se hacen las mediciones acústicas que permitan determinar los sistemas de aislamiento más adecuados a utilizar (encapsulados, silenciadores, cabinas, pantallas acústicas, etc,) y se procede a su instalación.
  • Análisis y control de vibraciones: la maquinaria produce vibraciones mecánicas que se propagan por las estructuras y se transforman en ruido, generando molestias no sólo en el puesto de trabajo sino también en el exterior. Para solucionar este problema se realiza un aislamiento acústico de las estructuras y se aplica un tratamiento amortiguante. A este respecto, es importante saber elegir previamente el emplazamiento de la fuente, evitando superficies susceptibles de transmitir vibraciones.  
Esta es una pequeña representación de las múltiples medidas que se pueden aplicar para hacer del lugar del trabajo y su entorno, espacios más silenciosos que sumen al bienestar de los trabajadores y de la población. Ese es el objetivo de nuestra empresa: trabajar para hacer un mundo más confortable y silencioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad *
Leer la política de privacidad